El Neurointeriorismo: Diseñando espacios para la felicidad y el bienestar Interior

El neurointeriorismo fusiona la neurociencia y el diseño de interiores para optimizar la salud mental y emocional a través del entorno. Los neuro-interioristas analizan cómo los colores, la iluminación, la disposición de los muebles y otros factores ambientales impactan en las emociones, la concentración y el bienestar.

Según Male Eirin, pionera argentina en neurointeriorismo, el entorno influye en la producción de oxitocina y serotonina, relacionada con el bienestar. Escuchar al cliente es esencial, no solo para elegir muebles, sino para crear un espacio que refleje la identidad y sea irresistible.

Los colores desempeñan un papel clave en la decoración. El azul induce calma, el amarillo irradia alegría, el verde inspira naturaleza y armonía, y el rosa evoca ternura y calma.

La iluminación, preferiblemente natural, mejora el ánimo y la productividad. La regulación de la iluminación adapta el ambiente a diferentes necesidades.

El orden en el espacio reduce el estrés, y el neurointeriorismo promueve la simplicidad y la eliminación de elementos innecesarios.

La conexión con la naturaleza, a través de plantas, madera y piedra, mejora el bienestar.

La personalización y comodidad son fundamentales para que el entorno refleje las preferencias y necesidades individuales, lo que aumenta la satisfacción.

En resumen, el neurointeriorismo busca la felicidad y el bienestar mediante un diseño consciente, basado en la comprensión de cómo el cerebro reacciona a estímulos visuales y ambientales. La meta es crear un espacio que haga sentir mejor y emocionalmente equilibrado, más allá de modas, promoviendo una vida plena y saludable. ¿Listo para comenzar su viaje hacia un hogar más saludable y feliz?

 

Compartir
Scroll al inicio
× 100% financiamiento disponible